Sexhop Online

Una propuesta de cooperativa para prostitutas del Raval

Tienen lugar cada miércoles, a las 20 h, en la calle Robadors de Barcelona, en pleno barrio del Raval. Junto al número 25 de la citada calle, el colectivo Prostitutas Indignadas organiza una cacerolada en protesta por las sucesivas iniciativas legislativas que, bien partan de las instituciones centrales del Estado, bien de las de la comunidad autónoma, bien de las municipales, no hacen, a su decir, sino empeorar las condiciones de trabajo en las que deben ejercer su oficio.

La elección de esta calle y de este número determinado para ejercer la cacerolada es sencilla: el inmueble sito en dicho número es el elegido por este colectivo de prostitutas barcelonesas para lanzar al Ayuntamiento de Barcelona una propuesta que ha sido rechazada.

La propuesta de Prostitutas Indignadas se centra fundamentalmente en la cesión de dicho inmueble por parte del Ayuntamiento, que es su propietario, para que, asociadas en régimen de cooperativa, ellas puedan ejercer en él su oficio.

La propuesta de este colectivo de profesionales del sexo contempla la construcción en la planta baja del inmueble de Robadors, 25 de un bar-cafetería, de un centro de formación para prostitutas en la penúltima planta, de un alojamiento temporal para prostitutas que, por ejemplo, estén en proceso de liberación de su proxeneta y de dos plantas ambientadas y preparadas para que las cooperativistas puedan ejercer su oficio.

Para llevar adelante este proyecto, Putas Indignadas contarían con el apoyo de la cooperativa Iacta (que les proporcionaría asesoramiento jurídico) y de la cooperativa Etcs (que se haría cargo de todo lo relativo a la formación). Tanto Iacta como Etcs forman parte, junto a otras doce cooperativas que centran su trabajo en diferentes sectores del mundo laboral, del grupo cooperativo ECOS.

Las negociaciones sobre cómo y de qué manera ejercer la prostitución en el Raval siguen abiertas entre el Ayuntamiento y el colectivo Prostitutas Indignadas.