Sexhop Online

El Ministerio de Trabajo registra un sindicato de prostitutas

“Es uno de los peores disgustos de mi vida política”. Estas palabras, pronunciadas por la Ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, hacen referencia a lo que ha supuesto un pequeño terremoto dentro del Ejecutivo español y dentro del PSOE: la autorización de la constitución como sindicato, por parte del Ministerio que Magdalena Valerio dirige, de la Organización de Trabajadoras Sexuales (OTRAS), un sindicato que agrupa a prostitutas, masajistas, bailarinas de striptease y actores y actrices porno.

La Organización de Trabajadoras Sexuales, al igual que hacen todas las entidades que desean tener su propia voz dentro del mundo laboral, presentó sus estatutos ante la Dirección General del Trabajo y ésta los aprobó, publicando los mismos en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 4 de agosto. En dichos estatutos aparece recogido el objetivo principal de OTRAS: desarrollar actividades en el “ámbito funcional de las actividades relacionadas con el trabajo sexual en todas sus vertientes”. Según algunos sindicalistas, lo que la Organización de Trabajadoras Sexuales persigue al incluir a colectivos tan diversos en el mismo grupo sindical es eludir el marco normativo actual, que sitúa la prostitución en un espacio de alegalidad (no hay que olvidar que la prostitución ni es legal, ni es ilegal en España) y cuyo ejercicio sólo está penado cuando se contrata en espacios públicos o cuando se trata de una prostitución coactiva o fruto del ejercicio de la trata.

El registro de este sindicato de prostitutas cuya secretaria general es Concha Borrell, miembro destacado de Aprosex, no contiene ningún error de forma, por lo que no podrá ser ése el motivo que justifique, por parte del Gobierno, una impugnación de los estatutos de OTRAS. Para ser impugnados dichos estatutos, la Abogacía del Estado deberá analizarlos e impugnarlos por “cuestiones de fondo”. Después de todo, reconocer el sindicato de prostitutas por parte de la Administración implicaría reconocer legalmente a las prostitutas como trabajadoras de una actividad no legalizada.

La reacción de la Ministra y de otros líderes del PSOE, entre ellos, y de manera destacada, la de la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que ha declarado que enviará un requerimiento al Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez para que actúe de manera inmediata contra la Organización de Trabajadoras Sexuales una organización que, a su decir, intenta encubrir la trata de personas y la explotación sexual de las mujeres, ha sido calificada por Concha Borrell como “auténtica locura”. Borrell ha declarado que “no se pueden coartar los derechos de todo un colectivo que actualmente carece del más mínimo derecho laboral”. Borrell ha destacado también en sus declaraciones la no existencia de contratos dentro del ejercicio de la prostitución, así como la inexistencia de pagas dobles, vacaciones, bajas por enfermedad, laborales y, por supuesto, pensiones de jubilación.