Sexhop Online

Imputada una red policial presuntamente corrupta en Mallorca

El debate político que en los últimos tiempos se ha reavivado sobre la conveniencia o no de legalizar la prostitución debido a la propuesta de algunos de los partidos políticos que concurren a las próximas elecciones municipales se ha visto salpicado por un escándalo que implica a políticos, algún que otro empresario de la noche y policías locales de Mallorca.

Una investigación llevada a cabo conjuntamente por la Policía Nacional y la Guardia Civil ha sacado a la luz los presuntos comportamientos de carácter mafioso de algunos policías locales, funcionarios y políticos mallorquines (alcaldes de varias localidades, concejales, etc.).

En pago a los avisos por parte de las autoridades policiales de las inspecciones que iban a ser realizadas en los distintos clubs de alterne, los propietarios de los mismos garantizaban que algunos miembros de la Policía Local pudieran disfrutar no sólo de copas gratis en los locales referidos, sino también de los servicios sexuales de algunas de las prostitutas que en dichos locales ejercen su profesión.

También algunos cargos políticos disfrutaban de estos servicios, así como de la asistencia a fiestas privadas que se convertían en auténticas bacanales, según han declarado varias prostitutas interrogadas bajo protección. En dichas fiestas, que al parecer se celebraban en una finca ubicada en el centro de la isla, corría el Dom Pérignon, el Moët Chandon y las viagras (muchos de los políticos que acudían a dichas fiestas y que tenían una chica reservada para ellos eran de avanzada edad).

Según las declaraciones de las prostitutas protegidas, los preavisos realizados por los mandos policiales permitían que los empresarios y proxenetas ocultaran, llegado el momento de la inspección, a las prostitutas menores de edad o que se hallaran en situación ilegal en el país.

Las acusaciones de las prostitutas protegidas ante la Juez que lleva el caso hablan también de cómo la presunta red corrupta policial obligaba a los empresarios de la noche implicados en el caso a contratar la seguridad que la propia red policial les proporcionaba, así como los diferentes sistemas de seguridad (cámaras de vigilancia, etc.) utilizados en los diversos locales.

La gestión de la limpieza, de las máquinas de tabaco o la instalación de los aparatos de aire acondicionado serían otras de las actividades que algunos de estos policías, según las declaraciones de las prostitutas protegidas, habrían puesto bajo su control para hacer negocio a cambio de hacer la vista gorda ante las irregularidades legales cometidas por los empresarios implicados en la trama.

Etiquetado: