Sexhop Online

Recomendaciones para informar sobre prostitución

Un total de 416 noticias publicadas entre 2008 y 2012 lo dejan bien claro: los medios de comunicación acostumbran a plasmar una visión sesgada de las trabajadoras del sexo y de su trabajo. Un estudio realizado por la Agencia ABITS del Ayuntamiento de Barcelona en colaboración con la Asociación de Mujeres Periodistas de Catalunya así lo demuestra.

El sexismo, el sensacionalismo y los estereotipos son responsables de que, en la mayor parte de los casos, las noticias sobre la prostitución y el mundo que la envuelve hagan invisible el contexto social, político y económico, así como las desigualdades de género en que dicha prostitución se produce.

Los resultados del estudio, expuestos por la directora del Programa de la Mujer del Ayuntamiento de Barcelona, Bárbara Melenchón, señala cómo en demasiadas ocasiones las noticias publicadas por los medios de comunicación pecan de sensacionalistas. Al hacerlo, establecen una relación tan directa como injusta entre las trabajadoras del sexo y una serie de problemas sociales como pueden ser la delincuencia, la inseguridad ciudadana y la exclusión social.

Para evitar en la medida de lo posible que los medios de comunicación sigan planteándose así la rutina informativa sobre la prostitución, el grupo de trabajo ha redactado un manual de recomendaciones que incide especialmente en tres aspectos fundamentales.

El primero es el de evitar cualquier tipo de banalización a la hora de emitir o publicar una noticia en la que esté involucrada una trabajadora del sexo.

El segundo es el de evitar la reproducción de mitos y estereotipos. Los estereotipos no siempre se ajustan a la verdad, y la primera función de los medios de comunicación debería ser poner en conocimiento del conjunto de la sociedad la verdad sobre los hechos acaecidos.

El tercer punto, fundamental, se basa en la erradicación de una rutina periodística muy injusta, extendida, y que tiene muy poco que ver con la realidad: la de no establecer diferencias entre la prostitución forzada, ligada a la explotación sexual, y la prostitución ejercida libremente.