Sexhop Online

Quejas contra la ordenanza municipal murciana sobre la prostitución

Confundir prostitución y trata de blancas se ha convertido en algo habitual entre la clase política cuando intenta regular el ejercicio de la prostitución. Evidente y afortunadamente, no todas las trabajadoras del sexo lo son como consecuencia de una explotación por parte de terceros ni todas ellas han sido engañadas en sus países de origen para acabar ejerciendo la prostitución en alguna esquina de una ciudad española, en la recta de una carretera o en un prostíbulo más o menos camuflado.

Pero dicha confusión se sigue produciendo y, en ocasiones, se traduce en la aprobación de algún tipo de legislación o normativa que en demasiadas ocasiones acaba agravando la situación de aquellas personas a las que, en un principio, se decía querer ayudar. Para Teresa Vicente, profesora de Filosofía del Derecho de la Universidad de Murcia, eso es exactamente lo que se ha producido en la ciudad de Murcia.

La aprobación de una ordenanza municipal que pretende regular el ejercicio de la prostitución dentro de la ciudad de Murcia por el equipo de gobierno del alcalde Miguel Ángel Cámara ha originado las críticas del Foro Ciudadano de la Región de Murcia, del que Teresa Vicente forma parte. Según Vicente, confundir prostitución y trata de blancas es una “mala técnica jurídica”.
Vicente, junto al colectivo de trabajadoras del sexo de la ciudad y a la misma Fiscalía, duda de la legalidad de la ordenanza, considerando que el Ayuntamiento de Murcia se ha excedido en sus competencias cometiendo una serie de irregularidades penales y administrativas que acabará “agravando la situación de los grupos sociales más vulnerables”.