Sexhop Online

Denuncias de prostitución en el mundo de la moda

Austriaca de nacimiento, con más de 37.000 seguidores en Instagram, residente en Londres, modelo y participante en el reality show de moda ‘Next Top Model’ y en la final del ‘Elite Model Look’, un evento anual que sobre la moda organiza la agencia de modelos Elite Model Management, Jazz Egger es algo más que una modelo de veinte años que intenta abrirse paso en el mundo de la moda. Jazz Egger es la mujer que ha hecho saltar todas las alarmas en el mundo de la moda al relacionar los conceptos de modelaje y prostitución.

Jazz Egger ha realizado unas explosivas declaraciones en las que afirma que la prostitución abunda dentro del mundo de la moda y en las que sostiene que grandes agencias de moda ofrecen a sus modelos cantidades que ascienden hasta el millón y medio de euros por acostarse con hombres millonarios.

Jazz Egger no sólo ha afirmado esto. Egger, además, ha sostenido que, entre los argumentos que utilizaron con ella para que aceptara mantener relaciones sexuales a cambio de dinero figuraba el de servir dichas relaciones para dar un empujón profesional a su carrera. A Jazz le dijeron, según mantiene, que dos supermodelos del momento pudieran sacar adelante su carrera y alcanzar la fama gracias a compartir su intimidad con hombres por dinero.

Entre otras ofertas, a Jazz Egger le han propuesto, según sus palabras, acompañar en un yate griego a tres millonarios a cambio de miles de libras esterlinas o acompañar a un famoso actor de origen iraní en un restaurante chic para, después, y a cambio de 2.000 libras esterlinas, mantener un episodio de “intimidad natural”.

Jazz Egger rechazó esas propuestas, pero ha destacado en sus declaraciones que su interlocutor le dijo que dichas propuestas son habituales y comunes en el mundo de la moda, algo que, según cuenta, le corroboraron algunas de sus compañeras de profesión al explicarle experiencias personales. Jazz Egger sostiene que la relación entre moda y prostitución también se da en el ámbito del modelaje masculino. Egger afirma que sus amigos modelos de Londres le contaron que algunos modelos masculinos suelen ser contratados por gays para, así, satisfacer sus deseos sexuales.