Sexhop Online

Nueva ley sobre prostitución en Alemania

En 2002, y tras un intenso debate, Alemania decidió realizar una ley reguladora de la prostitución. La mencionada ley determinó que las prostitutas pagaran impuestos y tuvieran acceso al sistema de seguridad. La aplicación de la citada ley marcó el inicio de una nueva etapa en la historia de la prostitución en Alemania. Ahora, quince años después, está a punto de entrar en vigor en Alemania una nueva ley sobre prostitución.

La nueva ley sobre prostitución alemana entrará en vigor el próximo 1 de julio y con ella se pretende acabar con un servicio muy extendido en los prostíbulos de todo el país. A dicho servicio se le llama popularmente “all you can fuck” o tarifa plana y consiste fundamentalmente en que un cliente pueda tener sexo con varias personas a un precio fijo.

La nueva ley alemana sobre prostitución incluye una serie de novedades no incluidas en la ley que está a punto de ser sustituida.

Los locales en los que se ofrezcan servicios sexuales deberán registrarse como tales. Se intentará evitar que muchos prostíbulos se escondan bajo etiquetas como, por ejemplo, “club de sauna” y se considerarán servicios sexuales no sólo aquéllos que forman parte del desempeño de la prostitución tradicional, sino también los que formarían parte del BDSM, es decir, prácticas relacionadas con la dominación y el sado-maso.

Otra de las normas que integran la nueva ley alemana sobre prostitución es la de la obligación de registrarse de todas aquellas personas que deseen ofrecer servicios sexuales. Dicho registro requiere una cita con los servicios sociales. Dicha cita servirá para determinar si la decisión de ejercer la prostitución es una decisión voluntaria de la propia prostituta, así como el estado de salud de la misma. Una vez registrada, la prostituta deberá llevar el documento/licencia consigo cada vez que ejerza. Dicha licencia deberá ser renovada, según determina la nueva ley alemana sobre prostitución, cada dos años.

La obligatoriedad de registrarse como prostitutas y de disponer en el momento de ejercer la profesión de lo que popularmente se ha empezado a llamar Hurenpass (carnet de puta) ha sido un punto de la ley muy criticado por diversos colectivos. La presidenta del Berufsverband für erotische und sexuelle Dienstleistungen (Asociación Profesional de servicios eróticos y sexuales) ha destacado que “la obligación de registrarse es discriminatoria, preocupante en cuanto a la protección de datos y conlleva el riesgo de que las personas sean descubiertas sin querer”. “De esta forma”, sostiene la presidenta de esta asociación de prostitutas alemanas, “se empujará a muchas trabajadoras y trabajadores del sexo hacia la ilegalidad, donde están más expuestos a la vulneración de sus derechos humanos”.

El rechazo de este aspecto y de otros de la nueva ley sobre la prostitución en Alemania ha llevado a un grupo de veinticinco personas formado por prostitutas, propietarios de prostíbulos y clientes de la prostitución a presentar una demanda contra la nueva ley en el Tribunal Constitucional de Alemania. ¿Tiene posibilidades de prosperar la citada demanda? En opinión de muchos expertos en Derecho, no.