Sexhop Online

Falta de consenso sobre la prostitución en el movimiento feminista

Mañana, día 8 de Marzo, se celebrará el Día Internacional de la Mujer Trabajadora (llamado también Día Internacional de la Mujer o Día de la Mujer). Institucionalizado por las Naciones Unidas en 1975 para, con él, conmemorar la lucha de la mujer por su participación, en situación de equidad con el varón, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona, el 8 de Marzo acostumbra a ser un día de movilizaciones feministas. Mañana, sin ir más lejos, se celebrará en todo el país la huelga feminista organizada por la Comisión 8 de Marzo. El acuerdo entre los diferentes sectores del feminismo integrados en ella es casi total en algunos puntos. En uno, sin embargo, el desacuerdo entre las diferentes sensibilidades dentro del feminismo es, si no total, sí muy importante. Y ese aspecto radica en la respuesta que, desde una postura feminista, habría que dar a preguntas como de qué manera legal debería afrontarse la prostitución?, ¿hay que prohibirla?, ¿hay que abrir un debate sobre su regulación?

Ante la diversidad de opiniones al respecto, la Comisión 8 de Marzo ha aparcado el debate y ha decidido hacer hincapié en aquello que une a todas las feministas. Respecto al debate sobre la prostitución, lo único que la comisión organizadora de la huelga ha querido resaltar es que el movimiento feminista representado por ella “condena la trata con fines de explotación sexual y laboral”.

Sara Jiménez, integrante de la Comisión 8 de Marzo, denunció que “una agenda externa ha decidido coger la prostitución como caballo de Troya para romper la unidad del colectivo”. Jiménez, al igual que otras integrantes de la comisión, piden que, cuando se aborde el debate de la prostitución, se actúe “con delicadeza” para, de ese modo, “no dañar a las trabajadoras, que no tienen culpa ninguna”.

La disparidad de posiciones y criterios respecto a cómo debe tratarse legalmente la prostitución no divide solamente al movimiento feminista. También divide al Congreso de los Diputados, tal y como vimos en el artículo que dedicamos hace poco a la Proposición No de Ley propuesta por el PSOE para abolir la prostitución.

Las disensiones en el seno de la Comisión 8 de Marzo respecto al tratamiento legal que debe tener la prostitución ha hecho que una parte de la misma haya creado la llamada “Comisión Abolicionista”. Según las miembros de esta comisión, la huelga feminista convocada para mañana también debe servir para defender la abolición de la prostitución. Según dicha comisión, la abolición de la prostitución es “una demanda histórica del movimiento feminista”. Las integrantes de esta comisión, además, denuncian que existe “un intento de infiltración del lobby proxeneta en el movimiento feminista”.

Mar Cambrollé, presidenta de la Federación de Plataformas Trans, ha defendido que en el debate sobre la regulación o abolición de la prostitución debe participar, irremediablemente, el “sujeto político”, es decir, las propias trabajadoras sexuales. De no hacerlo, ha sostenido Cambrollé, se caería en lo que tanto ha criticado el movimiento feminista. Según el movimiento en defensa de los derechos de la mujer, el hombre ha decidido por tradicional y culturalmente por la mujer sin tener en cuenta su punto de vista. Si se planteara un debate sobre la prostitución en el seno del feminismo sin contar con la participación de las propias trabajadoras sexuales, ha afirmado Cambrollé, las feministas cometerían el mismo error que han cometido históricamente los hombres al decidir por las mujeres: faltar al derecho individual de la trabajadora laboral a decidir sobre su futuro.

Asumiendo que el asunto de prostitución “tiene muchas aristas” y que es muy difícil simplificar, pues no existe un único tipo de trabajadora sexual, Mar Cambrollé ha insistido en que el debate sobre la prostitución, tanto en el seno del feminismo como a nivel institucional, debe respetar ante todo los derechos humanos. Y ha remachado que más que para hablar de abolición o no, el debate sobre la prostitución debe servir para centrar el enfoque del mismo en “clandestinidad o derechos”.

Las declaraciones de Mar Cambrollém, recogidas por la Agencia EFE y publicadas por varios diarios de nuestro país, han concluido con una frase categórica: “En el debate teórico, desde las alfombras y las universidades”, ha afirmado Cambrollén, “dejamos en el camino a gente que tiene unas necesidades vitales como pagar una casa y sobrevivir”.

Por su parte, diversas asociaciones de defensa de los intereses de las trabajadoras sexuales, entre ellas la que seguramente es una de las más populares y con más prestigio, el colectivo Hetaira, han decidido sumarse a la convocatoria de huelga al observar con agrado que el texto de convocatoria redactado por la Comisión 8 de Marzo no es un texto de carácter abolicionista.

Mamen Briz, integrante de Hetaira, mantiene que hay motivos de sobra para que las trabajadoras del sexo se sumen a la huelga, aunque asume que, al no ser reconocidas como trabajadoras, no podrá contabilizarse el número de prostitutas que se sumarán a ella. La violencia machista, el estigma que sufren las trabajadoras sexuales por ejercer su trabajo, el rechazo a las multas derivadas de la Ley Mordaza, la falta de regulación… todos éstos son motivos, según Briz, para apoyar la movilización del 8 de Marzo.