Sexhop Online

El loverboy fija su mirada en las adolescentes españolas

En su momento ya dedicamos un artículo de nuestro blog la figura del loverboy. En nuestro post “Loverboy o el lobro disfrazado de cordero” relacionábamos dicho sistema de captación de chicas con las redes de trata de origen rumano. Un reciente artículo aparecido en el diario El Mundo y firmado por Isabel F. Lantigua señala cómo este sistema de captación de jóvenes para ser explotadas sexualmente está arraigando poco a poco en España y cómo cada vez son más las menores españolas que son captadas por las redes trata de mujeres.

El artículo de Lantigua recoge las opiniones de Almudena Olaguibel, especialista en políticas de Infancia de Unicef, que a su vez se basa en datos proporcionados por la Fiscalía General del Estado. Es precisamente Olaguibel quien señala cómo, cada vez más, “el tipo de captación de las nacionales se parece al de las niñas de Europa del Este”. Es decir: que, cada vez más, en la captación de niñas y jóvenes españolas participa la figura del loverboy, esa figura al que Almudena Olaguibel describe como “un chico que las enamora, las agasaja, promete que se van a escapar juntos a un sitio mejor… y al que ellas creen”.

En España, las redes de trata que se encargan de captar a adolescentes para ser destinadas (y destinados) al negocio de la prostitución se sirven también de otros menores para que sirvan como anzuelo en institutos, discotecas y, por supuesto y cada vez de una manera más significativa, en las redes sociales.

En el mismo informe elaborado por Unicef y citado por Lantigua se recogen tres perfiles de víctimas de estas redes de explotación sexual que intentan captar menores en distintos puntos del mundo para, a continuación, traerlas a España para que, una vez aquí, y en situación de práctica esclavitud, ejerzan la prostitución:

– Menores captadas en países del Este. Estas menores, captadas muchas de ellas recurriendo a la figura del loverboy, llegan a España sin mayores dificultades ya que no tienen que cruzar de manera ilegal frontera alguna. En el informe de Unicef se destaca el hecho de que es muy difícil detectar a estas jóvenes cuando entran en España. Después de todo, ellas, al entrar en el país, ni siquiera saben que están predestinadas a ejercer la prostitución.

– Menores procedentes del África subsahariana. A las niñas y mujeres de esta zona del globo se las capta utilizando la promesa de llegar a un mundo mejor. Es habitual que, tal y como vimos en el post “Ritos vudú para obligar a ejercer la prostitución” se realicen ceremonias de vudú para sellar el compromiso que se establece entre estas niñas/mujeres y sus explotadores. El viaje a España supone siempre un incremento de la deuda que se establece entre las adolescentes o mujeres captadas y la red. Las menores que, procedentes del África subsahariana, son captadas por estas redes de tratas de mujeres, suelen hacerlo por tierra cruzando Libia o el desierto del Sahel. Una vez en Marruecos, dan el salto a la Península. En algunas ocasiones, sin embargo, estas menores procedentes del África subsahariana llegan a España en avión. La Comisión Europea está alertando de que la crisis migratoria está favoreciendo la captación de adolescentes y mujeres que se encuentran en una gran situación de indefensión.

– Adolescentes de América Latina. A las jóvenes latinoamericanas se les suele captar utilizando el anzuelo de decirles que vienen a España para trabajar en la hostelería o que van a poder empezar estudios nuestro país. La organización de estas redes de trata de blancas suele servirse de amigos o familiares de las víctimas. Son los amigos y familiares los que derivan a las víctimas a unas determinadas agencias de viajes que, en connivencia con las redes de explotación, las hacen llevar al punto que la red elige. ¿Cómo pueden estas jóvenes cruzar la frontera? Gracias a la autorización expresa de los padres para que puedan viajar o con alguna carta de invitación de familiares que se encuentran en situación legal en el país de destino.

Isabel F. Lantigua destaca también en su artículo cómo el uso de pasaportes falsos en los que, además, acostumbra a falsificarse la edad de las víctimas, dificulta su detección como víctimas de explotación sexual a su llegada a las aduanas de nuestros puertos y aeropuertos. No siendo estas jóvenes detectadas como víctimas, “no pueden ponerse en marcha los mecanismos de protección”.

Los capos de estas redes de trata de mujeres juegan, además, con una carta a su favor: pocas de estas jóvenes captadas y explotadas sexualmente dan el paso de denunciar a sus explotadores. En unos casos es el miedo a represalias contra ellas mismas o contra sus familiares lo que impide a las víctimas de explotación sexual el realizar dichas denuncias. En otros, la falta de autonomía. Estas jóvenes suelen permanecer ocultas y encerradas por sus explotadores en lugares de difícil acceso y sólo abandonan ese lugar cuando son transportadas por los mismos proxenetas o miembros de la red al lugar en el que van a entrar en contacto con los clientes. El sentimiento de lealtad hacia su loverboy o su proxeneta o, directamente, un determinado grado de síndrome de Estocolmo son, también, algunos de los motivos que impiden que algunas chicas explotadas sexualmente denuncien ante las autoridades su situación.

En el artículo de Isabel F. Lantigua al que estamos haciendo referencia en este post, “Método ‘lover boy’: así se captan menores españolas para la trata”, se hace referencia también a una circunstancia ciertamente novedosa: en los datos aportados por el Fiscal General del Estado, se advierte, por vez primera, de la aparición de dos jóvenes españoles que han sido captados por el sistema del loverboy.

No hace falta decir que nosotros, defensores absolutos de la libertad de toda mujer para escoger su oficio y para ejercerlo de una manera igualmente libre, estamos en contra de cualquier tipo de coacción o comportamiento mafioso que imponga nada a nadie, máxime cuando esa imposición se realiza sobre menores de edad. Por eso hemos decidido aplicar la política de hacernos eco en este blog de noticias de este tipo: porque creemos que es importante que se sepa que la trata de mujeres existe y que en muchos casos se ejerce sobre adolescentes, y también porque consideramos que cualquier tipo de actitud delictiva o coercitiva acaba perjudicando a un sector como es el de la prostitución y en el que, creemos, la libertad debería primar por encima de todo.

Finalmente, consideramos que la prostitución que es fruto de la trata de mujeres perjudica grave y directamente a aquellas mujeres que, de una manera libre, han decidido convertirse en profesionales del sexo. A éstas, también, les corresponde defender la dignidad de su oficio colaborando para que deje de producirse cualquier tipo de explotación sexual.