Sexhop Online

Se agita el debate sobre la legalización de la prostitución

Una de las virtudes que tienen las elecciones es que agitan los debates. Las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina y uno de los debates que se han puesto sobre la mesa en estos últimos días es el de la legalización de la prostitución. La propuesta de enfrentar la redacción de una ley que regule el ejercicio de la prostitución y garantice los derechos de todas aquellas trabajadoras y trabajadores del sexo que la ejerzan de manera voluntaria ha partido de las filas del partido Ciudadanos (C’s), liderado por Albert Rivera.

Fue este político catalán quien, en una entrevista, desveló que el programa electoral de su partido a nivel estatal iba a recoger un punto programático ya recogido en el programa con el que se presentó a las últimas elecciones autonómicas catalanas: el de realizar una ley que permita que todas aquellas personas que ejerzan la prostitución de manera voluntaria puedan cotizar como trabajadores autónomos y, por lo tanto, disfrutar de los mismos derechos laborales y legales que todos los trabajadores del país.

Esta regularización y legalización de la prostitución, además, y según palabras del propio Albert Rivera, debería servir para recaudar 6.000 millones de euros. Diferenciar lo delictivo y lo prohibido de lo voluntario y libre es fundamental, según C’s, para realizar una ley que, aplicada, dé los resultados perseguidos con la misma. Para llegar a ese punto es necesario el establecimiento de un debate sereno y de un amplio consenso. Ése, apuntaba Albert Rivera en dicha entrevista, es el camino para tratar de evitar en la medida de lo posible que siga reproduciéndose una situación (la actual) en la que la doble moral intoxica todo debate sobre la prostitución.

La propuesta de Ciudadanos ha sido rechazada por los más importantes partidos políticos del arco parlamentario español. El Partido Popular (PP) ha negado cualquier posibilidad de legalizar la prostitución recalcado la importancia de luchar contra la trata de personas y contra las redes de proxenetismo.

Las críticas más duras a la propuesta de C’s de legalizar la prostitución han surgido de las filas de los partidos de izquierda. La Izquierda Plural, en boca de su portavoz parlamentario, Joan Coscubiela, ha expresado su voluntad de ser beligerante con toda aquella persona que demande servicios sexuales. Para Coscubiela y su grupo político, la persecución de la demanda y no el control de la oferta es el camino que el Estado debería emprender para evitar la trata de personas y, a la larga, acabar con el ejercicio de la prostitución.

Éste es también, el fin de la prostitución, el objetivo principal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Oficialmente, el PSOE rechaza todo tipo de prostitución. También la voluntaria. La principal acusación del PSOE a los líderes de Ciudadanos se fundamenta en el hecho de que, según los socialistas, la propuesta del partido liderado por Rivera de legalizar la prostitución no hace sino mercadear con los derechos de las mujeres y convertirlas en mercancía electoral.

El debate suscitado por la propuesta de Ciudadanos sigue abierto y a buen seguro se recrudecerá conforme se vayan acercando las elecciones generales. Éstas deberán realizarse, como muy tarde, dentro de un año. Seguro que durante ese tiempo volvemos en más de una ocasión a fijarnos en este debate.