Sexhop Online
juicio sobre prostitución en oviedo

Absuelta la propietaria de un piso en el que se ejercía la prostitución

Prostitución lucrativa. De este delito se acusaba a la propietaria de un piso de Oviedo en el que se ejercía la prostitución. La Fiscalía, que solicitaba una condena de tres años de prisión y 5.040 euros de multa (14 meses a razón de 12 euros al día), ha visto como la titular del Jugado de lo Penal número 3 de Oviedo ha absuelto a la mujer de tal delito.

El Ministerio Fiscal, en su acusación, sostenía que la mujer regentó el piso en el que se ejercía la prostitución, sito en la calle General Elorza de Oviedo, desde finales de 2016 hasta febrero del siguiente año. Durante ese tiempo, y siempre según la Fiscalía, la mujer impuso condiciones abusivas para unas chicas que, se decía, estaban vigiladas por videocámaras.

Fue precisamente en febrero de 2017 cuando la Policía Judicial realizó un registro de la vivienda y constató que en la misma se encontraban ejerciendo la prostitución cinco mujeres. Según la Fiscalía, la propietaria del piso obligaba a las mujeres a trabajar durante 24 horas al día (con sólo dos de descanso) y les cobraba el 50% de sus servicios para, con ello, costear los gastos de la casa.

Según la Fiscalía, era la propietaria del piso de General Elorza quien fijaba los precios de los servicios y quien se encargaba de publicitar a las chicas en internet. Según el Ministerio Público, dos de las chicas se encontraban en España en situación irregular, lo que era aprovechado por la propietaria del piso en el que se ejercía la prostitución para imponer condiciones de trabajo abusivas.

Todos estos argumentos no han sido atendidos por la Juez, que ha dictado la absolución de la propietaria del piso argumentando en la sentencia que no se dan las circunstancias para que se pueda producir una condena. Para la titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo, las presuntas víctimas ejercían la prostitución con absoluta libertad, sin padecer coacciones de ningún tipo y sin que nadie se aprovechara de ellas por hallarse en una hipotética situación de abandono o vulnerabilidad.

Si bien se demostró durante el juicio (y así lo declararon ellas) que las chicas abonaban a la propietaria del inmueble en las que aquéllas prestaban sus servicios la mitad de lo recaudado por la realización de los mismos, esto era así porque las chicas “contactaban de forma absolutamente voluntaria” con la acusada para poder prestar servicios sexuales en su vivienda. Una de esas chicas, además, encontrándose de manera ilegal en España, declaró durante el juicio que la acusada desconocía tal extremo. Por su parte, se desestimó la posible situación de vulnerabilidad de esta chica al saberse que su madre vive en Avilés y no constar que entre una y la otra existiera una mala relación.

Finalmente, la magistrada encargada de juzgar este caso señaló que en él no concurren las circunstancias que deben concurrir para que pueda valorarse la existencia de “prostitución lucrativa”. Dichas circunstancias serían algunas de las ya señaladas, es decir: que se obligue al ejercicio de la prostitución bien sea mediante el empleo de la violencia, bien mediante el engaño, la intimidación o el abuso de superioridad; o que exista una situación de necesidad y vulnerabilidad por parte de la chica que ejerce la prostitución. Por otro lado, la magistrada señaló que la legislación Española no permite castiga la prostitución como tal, sino sólo aquélla que degrada la libertad y la dignidad de las personas.

La sentencia, que no es firme y que puede ser recurrida por el Ministerio Fiscal en un plazo de diez días, exonera también del pago de las costas a la acusada.