Sexhop Online

“Joy”, el último film sobre la trata

El Festival de Cine Europeo que se celebra en Sevilla durante estos días ha servido para conocer Joy, la última película dedicada al tema de la trata y a la problemática de las mujeres africanas que quedan atrapadas por las redes de prostitución y que se ven obligadas a prostituirse en Europa en régimen de semi esclavitud.

Dirigida por la directora austríaca de origen iraní Sudabeh Mortezai, en Joy se cuenta cómo una mujer africana que ha sido obligada a prostituirse consigue liberarse de la red de prostitución pagando la “deuda” contraída por establecerse en Europa. Una vez liberada, esta mujer se dedica a explotar a otras mujeres que, a su vez, se ven obligadas a vivir la misma experiencia que ella vivió.

Sudabeh Mortezai ha explicado en alguna entrevista que, al acercarse al mundo de la trata y la prostitución, quedó impactada por la existencia de mujeres como la protagonista de Joy. La explicación al hecho de que una mujer que ha sido explotada sexualmente pueda acabar colaborando en la explotación sexual de otra, afirma Mortezai, solo puede hallarse, según su parecer, en las circunstancias de extrema pobreza en las que estas mujeres se ven obligadas a vivir en Nigeria. Al encontrarse en su país sin perspectivas de futuro, afirma Mortezai, estas mujeres buscan una salida desesperada, y esa salida, sostiene la cineasta, las lleva a una situación en la que las perspectivas de futuro brillan también por su ausencia.

Sudabeh Mortezai viajó a Nigeria para documentarse y fue allí donde pudo comprobar de primera mano hasta qué punto las mujeres nigerianas que acaban cayendo en las redes de las mafias de trata solo piensan en la supervivencia. A cualquier precio y de cualquier manera.

La realizadora austríaca ha afirmado al presentar Joy que su intención al realizar este film no era elaborar un documental, sino realizar un drama. La dureza de las imágenes de Joy, sostiene Mortezai, es la dureza que ella misma encontró en Nigeria. Dotar al film de esa dureza sin recurrir a tipo alguno de edulcorante debe servir, al decir de la cineasta, para crear incomodidad en el espectador. De alguna manera, y sin serlo directamente en modo alguno, el espectador europeo debe sentirse cómplice de la situación por la que atraviesan las mujeres cuya historia se cuenta en Joy.

Preguntada sobre si la legalización de la prostitución podría servir para acabar con la trata, Sudabeh Mortezai ha afirmado que no. Para sostener su afirmación, Mortezai pone como ejemplo su propio país natal, Austria. En Austria, afirma Mortezai, la prostitución es legal y eso no impide que siga existiendo trata dentro de sus fronteras.

Mortezai, preguntada sobre la validez del llamado modelo sueco, rechaza la validez de éste. Según ella, el penalizar a los clientes de la prostitución tiene una consecuencia negativa directa sobre las prostitutas. Éstas, para captar clientes y poder ejercer su oficio, se ven obligadas a esconderse, lo que las hace vivir más situaciones de inseguridad.

Hasta el momento, Joy ha obtenido el Europa Cinemas Label Award a la Mejor Película Europea y el Hearst Award para la mejor Mujer Directora en las Giornate degli Autori.