Sexhop Online

Prostitutas de Nevada apoyan a Hillary Clinton en las Primarias Estadounidenses

No hay día en que los informativos de los diferentes canales de televisión de nuestro país no dediquen un pequeño espacio de su tiempo a la información referente al proceso de primarias en Estados Unidos. Como sabemos, y durante varios meses, los diferentes partidos que concurren a las elecciones presidenciales estadounidenses buscan a su presidenciable, es decir, a la persona que les representará y que tendrá la oportunidad de convertirse en Presidente de los Estados Unidos de América. Gracias a esa información sabemos del incremento o el descenso de las posibilidades de acceder a dicho cargo de personas como Donald Trump o Ted Cruz por el Partido Republicano o de Bernie Sanders o Hillary Clinton por el Partido Demócrata.

Ésta última, abogada, senadora, Secretaria de Estado durante la administración Obama y Primera Dama durante los ocho años en que su marido, el celebérrimo Bill Clinton (sí, el del escándalo Levinsky, el mismo que no sabía que una felación era una relación sexual) fue Presidente de los USA, cuenta entre sus apoyos con uno muy especial: el de las prostitutas del burdel Moonlite Bunny Ranch.

Este burdel, sito en el Estado de Nevada, es propiedad de Dennis Hof. Hof, propietario de otros seis burdeles legales en Nevada, es propietario del burdel en que fue hallado inconsciente la estrella de la NBA Lamar Odom. Maestro de la explotación publicitaria, fue el mismo Dennis Hof quien, a la vista de que Hillary Clinton iniciaba su campaña para intentar alcanzar la Presidencia del país, tuvo la idea de formar el grupo de apoyo a la candidatura de la ilustre demócrata. Ese grupo de apoyo, Hookers for Hillary, está formado, como su propio nombre indica, por las empleadas del Moonlite Bunny Ranch.

Las prostitutas de este burdel norteamericano sostienen que ayudando a una mujer a alcanzar la Presidencia se están ayudando ellas mismas. En primer lugar, las activistas de Hookers for Hillary creen que Hillary Clinton es una opción fiable a la hora de luchar contra la violencia doméstica. Algunas de las prostitutas que ejercen su profesión en el Moonlite Bunny Ranch han sufrido, en alguna ocasión, maltrato físico en su vida privada. Su creencia en que sólo una mujer puede entender la magnitud de ese drama hace que muchas de estas prostitutas encuentren en la figura de Clinton la persona idónea para intentar poner coto a la lacra de la violencia doméstica.

Otros de los aspectos que han hecho que estas prostitutas hayan formado el grupo Hookers for Hillary y de su programa son la defensa de un buen sistema sanitario público que llegue al mayor número posible de personas y la reducción de las desigualdades salariales. Un buen salario para la clase obrera es fundamental para que las trabajadoras sexuales del Moonlite Bunny Ranch puedan disponer de una amplia cartera de clientes que garantice el éxito del negocio.

Las prostitutas de Nevada que forman parte de Hookers for Hillary no olvidan que Hillary Clinton, como parte de la administración de su marido, previó la reforma del sistema de salud en la década de los noventa. Las disposiciones legales de aquella época permitieron que las cerca de 500 mujeres contratadas por Dennis Hof pudieran disponer una cobertura sanitaria inexistente hasta ese momento. La defensa de la sanidad pública es, pues, fundamental para este colectivo de mujeres. Para ellas es fundamental que se mantengan en el Estado de Nevada las pruebas obligatorias a las que las prostitutas legales deben someterse para detectar posibles enfermedades de transmisión sexual.

En la página web que las empleadas del Moonlite Bunny Ranch han abierto para apoyar la campaña de Clinton (http://hookers4hillary.com/), las prostitutas defienden también la tarea desempeñada por Hillary Clinton como Secretaria de Estado y recalcan su experiencia como negociadora con representantes extranjeros. En cierto modo, las prostitutas se sienten identificadas con esa tarea de negociación con personas a las que no se conoce y con las que hay que tratar asuntos fundamentales.