Sexhop Online

El Ayuntamiento de Madrid realiza una guía sobre cómo informar sobre prostitución

El Ayuntamiento de Madrid ha realizado una guía de recursos para periodistas sobre cómo deben ser abordadas las informaciones relativas a la prostitución y a la trata de seres humanos. Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, ha aprovechado la celebración del Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Niños para presentar esta guía que, entre otras directrices, recomienda no hablar en las noticias y reportajes de clientes de la prostitución sino de “prostituidores” o “puteros” y no utilizar términos como puta, mujer de vida alegre, furcia, meretriz, trabajadora sexual o cortesana. Según la guía sobre cómo informar sobre prostitución del Ayuntamiento de Madrid, todas esas expresiones deberían ser sustituidas por expresiones como “mujer prostituida”, “víctima de explotación sexual”, “víctima de trata” o “mujer en situación de prostitución”. Del mismo modo, expresiones como “empresarios del sexo” o “dueños de clubs de alterne” deberían sustituirse por “dueños de burdeles”, “proxenetas” o “explotadores sexuales”.

La Alcaldesa de Madrid indicó en su comparecencia que el periodismo debe cumplir con dos misiones de capital importancia al tratar el tema de la prostitución. Una de ellas es la de profundizar en las causas de la prostitución. La otra, la de “desmontar la hipocresía sistemática de esta sociedad”.

La guía, que lleva como título El abordaje de la prostitución y de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y que está disponible en la web del ayuntamiento madrileño, incluye no sólo recomendaciones terminológicas. La guía también incluye claves para interpretar el fenómeno de la prostitución y una serie de recursos para que el periodista que deba redactar un texto o editar una información sobre prostitución sepa cómo enfocar la información de cara al “prostituidor”.

Dar protagonismo a las mujeres prostitutas, no utilizar en exclusiva fuentes oficiales y no incluir imágenes de farolas o tacones son, entre otras, algunas de las indicaciones recogidas en la guía de Manuela Carmena sobre cómo tratar informativamente el tema de la prostitución. Procurar la pluralidad de las fuentes y su diversidad y buscar la opinión de expertos de ONG’s, de profesionales de servicios sociales y dar voz a las propias mujeres son, también, algunas de las recomendaciones recogidas en esta guía.

Con esta guía sobre cómo informar sobre la prostitución, lo que el Ayuntamiento de Madrid pretende es que la prensa realice algo que, hasta ahora y según la opinión del equipo del ayuntamiento, la prensa no realiza: colaborar suficientemente en la concienciación de la población respecto a la problemática de la prostitución. Para ello resulta fundamental huir del sensacionalismo y del amarillismo.

Respecto a estas recomendaciones y a los temas tratados en la guía, el vicepresidente de la Asociación de Prensa de Madrid, Nemesio Rodríguez, ha recalcado que pocos periodistas pueden “ir más allá de lo que dicen las notas policiales”. ¿El motivo? Los recortes de personal y de medios realizados en las redacciones lo impiden. Nemesio Rodríguez ha señalado también que, desde su punto de vista, las informaciones sobre aspectos relacionados con la prostitución no deberían tratarse como sucesos, sino como “actos contra los derechos humanos”.

Llámenme puta

La guía del Ayuntamiento de Madrid sobre cómo informar sobre la prostitución no ha sido bien recibida por las asociaciones de prostitutas. En una nota de prensa conjunta publicada por el colectivo Hetaira y por la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo (AFEMTRANS), han señalado: “Las trabajadoras del sexo somos prostitutas, putas, meretrices, no deberían colgarnos ningún otro cartel. Las fontaneras son fontaneras y no mujeres en situación de fontanería”.

En el mismo comunicado, las prostitutas expresan su disconformidad con que se las denomine “víctimas de trata”. Al expresar dicho rechazo, Hetaira y AFEMTRANS no hacen sino señalar algo que ya hemos comentado en algún que otro post de esta sección y que con frecuencia se olvida: no todas las formas de prostitución son iguales. Hay prostitutas que lo son porque son víctimas de la trata, sí. Y, por supuesto, hay que evitar por todos los medios que se den situaciones de esclavitud sexual. Pero no hay que olvidar que son muchas las prostitutas que lo son porque así, con plena libertad, lo han decidido.

El manifiesto firmado por las dos asociaciones de prostitutas señaladas tiene un título claramente significativo: SeñorXs periodistas, llámenme puta. Con ese título, los colectivos firmantes exponen claramente su voluntad: la de que el periodismo, en cumplimiento de su función de mostrar la realidad en toda su diversidad, refleje la de las trabajadoras del sexo que, queriendo ser llamadas así, aspirar a conseguir derechos laborales o sociales y luchan por ello desde hace años.

Finalmente, el manifiesto expresa su desencanto con la actuación del equipo dirigido por Manuela Carmena con las siguientes palabras: “nos decepciona enormemente que un Gobierno local que presumía de respetar la diversidad y de querer gobernar para las poblaciones más vulnerables, nos ofrezca más de lo mismo, de lo que ya conocemos y no nos beneficia”. Y remacha: “esperamos que el equipo municipal reflexione sobre la conveniencia o no de continuar gastando el dinero de la ciudadanía en guías que, entendemos, van a servir de poco a los profesionales del periodismo y de “muy poco” a las prostitutas”.