Sexhop Online

Exposición sobre la prostitución en el Museo de Orsay

Que la prostitución puede ser, también, materia de exposición artística es lo que quiere demostrar Guy Cogeval, presidente del Museo de Orsay de París. Lo hará a partir de mañana, 22 de septiembre, con la exposición “Esplendores y miserias. Imágenes de prostitución, 1850-1910”. En esta exposición sobre la prostitución se intentará mostrar cómo fue la prostitución entre esas dos fechas y a través de la mirada de grandes pintores como Van Gogh, Degas, Picasso, Manet, Toulouse-Lautrec y otros.

Para completar la visión ofrecida por estos pintores, el Museo de Orsay expondrá también una serie de fotografías en las que se recogen escenas cotidianas acaecidas dentro de los prostíbulos, así como una serie de películas pornográficas rodadas alrededor de 1900. En estas películas, rodadas cuando el cine daba sus primeros pasos, se recogen prácticas sexuales como felaciones y penetraciones.

Estas fotografías y filmaciones (expuestas en dos salas especiales a las que sólo podrán acceder los mayores de 18 años) completan lo que es el grueso de esta exposición sobre la prostitución, un total de unas cien obras de arte entre las que se pueden citar, por ejemplo, L’Olympia de Manet, Les deux amies de Toulouse-Lautrec o Mujer con pañuelo de Picasso.

Los organizadores destacan cómo todas estas obras pictóricas, fotografías y documentos filmados son expuestas acompañadas de “un rico material documental que permite evocar el estatuto ambivalente de las prostitutas”. Lo que la muestra intenta plasmar es, también, la gran diferencia existente entre las diferentes maneras de ejercer la prostitución. Por un lado estaban todas aquellas prostitutas que consiguieron brillar en el mundo del espectáculo y que se movían en los ambientes del teatro o el music-hall. Por otro, las prostitutas más humildes y míseras que ejercían su profesión en la calle y en las peores circunstancias de seguridad e higiene.

Guy Cogeval ha confesado que, con la programación de esta exposición sobre la prostitución, intenta atraer a un público más joven al museo. Esta intención ya guió la actuación de Cogeval en otras galerías dirigidas por él en el pasado. Como en ésta del Museo de Orsay, también en aquéllas las iniciativas de Cogeval generaron enconadas polémicas, en especial dos de ellas, la que impulsó una exposición sobre los genitales masculinos en la que éstos se mostraban de forma explícita y la que, centrada en la figura y obra del Marqués de Sade, mostraba también escenas y prácticas “sádicas” de una manera explícita.

Homosexual declarado, Cogeval reivindica las exposiciones que cuentan cosas y destacó cómo autores como Manet o Maupassant murieron de la sífilis a consecuencia de su intensa vida en los burdeles. Éstos eran, en aquel París de los años recogidos en la exposición, lugares centrales en el arte y la literatura. En los burdeles se reunían los pintores, poetas y escritores que insuflaron tanta vitalidad artística a esas maravillosas décadas de la historia de la Humanidad.

Creemos que para viajar a París no se necesitan demasiadas excusas, pero el contemplar esta exposición puede ser una de mucha utilidad para pegarse una escapada a la capital francesa. Eso sí, si se desea contemplar la exposición sobre la prostitución programada por el Museo de Orsay hay que desplazarse a París antes del próximo 17 de enero. Ese día cerrará la exposición.