Sexhop Online

El Ayuntamiento de BCN nombrará un equipo mediador para la prostitución en el Raval

En este blog hemos venido dedicando más de un artículo a la problemática del ejercicio de la prostitución en las calles del barrio del Raval de Barcelona. Hemos hecho referencia en dichos artículos a la aparición del grupo Prostitutas Indignadas, a sus propuestas para crear una cooperativa de prostitutas, a la gestación de la Asamblea de Activistas Pro-Derechos sobre el Trabajo Sexual de Catalunya, a las diversas protestas de las prostitutas del Raval y del papel simbólico que en dicha protesta ha cumplido siempre el edificio sito en el número 25 de la calle Robador.

En los artículos de nuestro blog hemos señalado cómo algunas de las propuestas más recientes de las prostitutas del Raval han ido dirigidas directamente hacia la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y a su equipo de gobierno. En dichas protestas, las prostitutas del Raval barcelonés reclamaban que Colau cumpliera con las promesas que, referidas a la problemática de la prostitución, habían realizado durante la campaña electoral de las elecciones municipales que habían de llevarla a la alcaldía de la capital catalana.

Que las relaciones entre el vecindario, los comerciantes y las prostitutas del Raval se han ido deteriorando en los últimos tiempos es algo que los diferentes medios de comunicación han ido plasmando en los últimos meses. Con el fin de garantizar la convivencia entre todos estos colectivos, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido crear un equipo de mediadores que empezarán a trabajar durante el primer trimestre de 2017. La función de este equipo de mediadores será, según palabras de Gala Pin, concejal de Ciutat Vella, la de atender las diferentes demandas de los diferentes colectivos y la de intervenir antes de que lleguen a producirse los conflictos.

La formación de este equipo de mediadores es paralela al establecimiento en la plaza de Salvador Seguí de la Oficina de Vivienda de Ciutat Vella y de la ejecución de diversas obras destinadas a mejorar el espacio urbano y a introducir mejoras en un pavimento maltratado por el tiempo. Ampliar las zonas de parque infantil e instalar un lavabo público en la esquina de la calle Robador con la calle Sant Pau.

Lavabo público y expedientes a meublés

La instalación de este lavabo público era una vieja reclamación del colectivo Putas Indignadas, que también solicitan la instalación de algunos bancos donde puedan sentarse de manera más discreta para poder captar a sus clientes.

Con la finalidad de mejorar la vida y la relación vecinal en una zona históricamente conflictiva (estamos hablando del corazón mismo del viejo Barrio Chino), el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido crear también un equipo destinado a reforzar los vínculos sociales y comunitarios entre comercios, entidades y visitantes. Este equipo tendrá su sede en la nueva oficina de vivienda.

La idea de crear un equipo de mediación entre vecinos, comerciantes y prostitutas del Raval ha sido recibida con escepticismo por los diferentes colectivos. Para la asociación de vecinos de la Illa Robador, por ejemplo, la institucionalización de la figura del mediador no servirá sino para hacer crónico un problema endémico de las calles del Raval. Para Ferran Casademont, presidente de dicha asociación de vecinos, sólo la introducción de medidas sociales podría servir para paliar la problemática ocasionadas por las prostitutas que ejercen su profesión en la calle o en las porterías del barrio.

Los vecinos de la Illa Robadors han denunciado en alguna ocasión la existencia de mafias que controlan pisos de servicios sexuales. Estos mismos vecinos hablan de inacción por parte del Ayuntamiento y que dicha inacción es percibida por los clanes mafiosos que, poco a poco, van ocupando nuevos espacios en los alrededores de la plaza de Salvador Seguí. La progresiva implantación de dichos clanes, se apunta desde la asociación de vecinos, hace que muchos vecinos busquen la manera de marchar del barrio y provoca la degeneración de los negocios de proximidad.

Desde el Ayuntamiento de Barcelona se intenta desmentir la imagen de inacción de la que le acusan los vecinos de la Illa Robadors destacando el número de expedientes iniciados contra los meublés camuflados de la zona. Siete de esos pisos se han precintado desde enero y seis más, según apunta El Periódico de Catalunya, están pendientes de autorización judicial para proceder a su precintado.

La llegada de Ada Colau a la Alcaldía de Barcelona supuso el fin de las multas a las prostitutas que ejercen la prostitución en la calle. Los que no han dejado de ser multados son los clientes. A lo largo de 2016 la Guardia Urbana ha multado a 91 clientes de la prostitución, un 41% más que las multas impuestas en 2015 por el mismo motivo.

Para Casademont, la situación en el barrio sólo estará normalizada cuando desaparezcan los meublés y cuando las prostitutas dejen de ejercer la prostitución en la calle. Algo difícil de conseguir, sin duda, si atendemos a la historia del barrio.