Sexhop Online

“El proxeneta”, última obra de la activista y cineasta Mabel Lozano

Si hay una mujer que ha luchado contra la explotación sexual a través del cine ésa es la modelo, actriz y presentadora Mabel Lozano. Documentales como Chicas nuevas 24 horas (en los que se realiza un retrato y una denuncia, basada en testimonios reales, de la trata de mujeres y de la explotación sexual) llevan su firma. Y es su firma, también, la que ostenta El proxeneta, un libro del que es autora y que, publicado por la editorial Alrevés, cuenta la historia real de “el Músico” uno de los mayores traficantes y explotadores de mujeres de España.

Mabel Lozano conoció a “el Músico” gracias a la intermediación del inspector jefe de la Unidad contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental. Éste conocía a Miguel, “el Músico”, desde que el proxeneta se había planteado dejar atrás su actividad delictiva para convertirse en confidente de la policía.

El proxeneta viene a ser algo así como una confesión personal que, además, sirve para realizar un retrato del funcionamiento de la trata de mujeres en España a partir de la década de los noventa del pasado siglo. En El proxeneta se detallan palizas, extorsiones, violaciones, amenaza sobre las familias en los lugares de origen, en fin, todos los métodos que suelen utilizar las redes de tratas de mujeres para doblegar la voluntad y coartar la libertad de esas mujeres que acostumbran a llegar engañadas a España desde países como, por ejemplo, Colombia, y que, llegadas a lo que ellas soñaban como la tierra prometida, quedan atrapadas en una red de la que es imposible escapar y en la que su voluntad y su personalidad no cuentan.

“El Músico” cuenta también en El proxeneta cómo se encargaba de proveer de nuevas esclavas sexuales a algunos de los más grandes macroburdeles de España (“el Músico” formaba parte de una mafia que llegó a explotar sexualmente a 1.700 mujeres), y cita los nombres de algunos de esos grandes locales que, con luces de neón, salpican las inmediaciones de las carreteras españolas. Era ahí dónde, con una simple inversión de unos mil doscientos o mil quinientos euros (eso podía costar traer a una mujer para obligarla a ejercer la prostitución), los “propietarios” de las mujeres esclavizadas sexualmente podían llegar a obtener unos beneficios de hasta doscientos mil euros. Como explica el propio proxeneta en la obra de Mabel Lozano, el mismo beneficio que se hubiera obtenido traficando con unos diez kilos de cocaína.

Mabel Lozano se ha declarado contraria a cualquier tipo de legalización de la prostitución. En una entrevista concedida a Javier Zurro, de El Español, se declara contraria a la legalización de la prostitución. Para Mabel Lozano, la desregulación debe ir, siempre, a favor de los derechos humanos, algo que, según su opinión, no se produciría al legalizar la prostitución. Para la cineasta toledana, la legalización de la prostitución, lejos de ser un avance, sería una involución, “un paso atrás”.

Respecto a El proxeneta, Mabel Lozano espera que suponga “un punto de inflexión” y que sirva para crear un estado de conciencia que se traduzca en un cambio legislativo que permita actuar de manera más eficiente y directa contra los esclavistas sexuales, esclavistas que, según la cineasta y activista, están aquí.