Sexhop Online

Prostitutas de Sevilla

El pasado jueves 10 de mayo se celebró en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla una jornada sobre la prostitución con el título de “Respeto y derecho para las trabajadoras del sexo”. La organizadora de esta jornada ha sido Rocío Medina, líder de Podemos y profesora de la universidad citada. Medina, miembro del Consejo Ciudadano Andaluz y responsable del área de feminismos de Podemos Andalucía, invitó a participar en dicha jornada a María José Barrera, exprostituta y miembro el recién fundado Colectivo de Prostitutas de Sevilla.

La jornada organizada por Medina ha levantado ampollas en algunos círculos de la Universidad. El Vicerrectorado de Cultura y Compromiso social, por ejemplo, dijo no tener constancia de la jornada organizada por Medina y se desvinculó de cualquier tipo de movimiento que persiguiera la legalización de la prostitución al tiempo que apuntó que “hubiera sido mucho mejor y más adecuado dar voz a las distintas posiciones” para que abolicionistas y partidarios de la legalización hubieran podido debatir entre sí.

Por su parte, la presidenta del Consejo Social de la UPO, Amparo Rubiales, apuntó a El Confidencial, diario digital gracias al cual hemos conocido la celebración de esta jornada, que el de la prostitución no es un tema del que, según su punto de vista, se deba tratar en la universidad. Rubiales, histórica del PSOE y feminista convencida, aboga, siguiendo la línea política determinada por su partido, por la abolición de la prostitución, y ha criticado la convocatoria de esta jornada.

Rocío Medina, por su parte, ha defendido la convocatoria de esta jornada sobre prostitución alegando que cada año su departamento ha invitado a diferentes colectivos para que expongan sus demandas sociales y sus reivindicaciones políticas porque, opina, esas exposiciones deben siempre tenerse en cuenta a la hora de realizar cambios jurídicos y nuevas legislaciones. Por eso, defendía Medina, la conferencia de la exprostituta María José Barrera no debería ser objeto de controversia alguna.

Por otro lado, el Colectivo de Prostitutas de Sevilla ha defendido que ni la prostitución es un delito ni debe criminalizarse a las trabajadoras sexuales y ha definido la prostitución como “el intercambio libre, negociado y consentido de servicios sexuales a cambio de dinero u otra remuneración pactada de antemano entre dos personas adultas”.

El Colectivo de Prostitutas de Sevilla ha criticado también el comportamiento del ayuntamiento de la capital andaluza. Las medidas prohibicionistas, sostiene el colectivo de trabajadoras sexuales, sólo sirven para precarizar las condiciones de trabajo de las prostitutas sevillanas y para disminuir su nivel de protección y seguridad a la hora de ejercer su trabajo.

Entre las reclamaciones realizadas por el Colectivo de Prostitutas de Sevilla figuran las siguientes:

  • Posesión de derechos sanitarios.
  • Cotización en la Seguridad Social.
  • Que los asesinatos a prostitutas sean considerados violencia de género.
  • Que se legalicen los prostíbulos.
  • Que no se persiga a los clientes de la prostitución.

María José Barrera anunció en el transcurso de su conferencia que en junio se celebrará en Sevilla un encuentro de prostitutas de toda España para organizar un colectivo que, a nivel estatal, sirva para defender los derechos de las trabajadoras sexuales.

Barrera defendió también una legalización de la prostitución al modo neozelandés. Nueva Zelanda despenalizó la venta de sexo en 2003 con su Ley de Reforma de la Prostitución. En base a esa ley, el gobierno neozelandés ha impulsado una política de apoyo para que las prostitutas puedan abandonar su trabajo e incorporarse al mercado laboral para ejercer un oficio que no tenga nada que ver con la venta de servicios sexuales. El modelo neozelandés es, precisamente, el que defiende Amnistía Internacional.