Sexhop Online

Los barrios chinos españoles más famosos

Salamanca, Bilbao, Valencia, Cartagena, Mérida, Badajoz, Melilla y, por supuesto, Barcelona. Todas estas ciudades no sólo están hermanadas por pertenecer al mismo país. Lo están, también, por poseer todas ellas eso que se ha dado en llamar “barrio chino”. Cuando se habla de barrio chino no se habla, pese a su nombre, de un barrio en el que la comunidad oriental es especialmente relevante. Los barrios chinos de Barcelona, Badajoz o Bilbao no son, en modo alguno, lo que Chinatown es para Manhattan. O no lo son del todo. Los barrios chinos de las ciudades españolas citadas son llamados así porque el ejercicio de la prostitución está íntimamente vinculado a ellos.

Si en esos barrios no existían comunidades orientales relevantes, ¿por qué entonces recibieron el nombre de barrios chinos? Una buena explicación es la que se puede encontrar en “El tranvía 48”, el blog de Ricard Fernández Valentí. Fernández Valentí apunta que el término de barrio chino sí deriva del término Chinatown. Y es que los Chinatown estadounidenses, amén de ser barrios caracterizados por la presencia masiva de ciudadanos orientales, eran territorios en los que confluían la marginalidad, la delincuencia y la prostitución. Así, los bajos fondos de las ciudades españolas citadas adquirieron, según esta teoría, el nombre de barrio chino. Fernández Valentí señala que el primero en utilizar el término barrio chino para referirse a una zona muy concreta del distrito quinto barcelonés fue el periodista y dramaturgo Francisco Madrid. Fue él quien, en 1925, escribió: “porque el distrito quinto, como Nueva York, como Buenos Aires, como Moscú, tiene su barrio chino”. Bien fuera debido a Francisco Madrid o no, lo cierto es que a finales de la década de los veinte ya se había normalizado el nombre de barrio chino para referirse a una zona muy concreta del distrito quinto, extendida entre la Rambla, la Ronda de San Pablo, el Paralelo y las Atarazanas.

Otra explicación diferente a la dada por Ricard Fernández es la que nos dice que el término barrio chino viene de la palabra “chinar”, un vocablo de jerga que es un verbo y que sería sinónimo de rajar o cortar. El chino, así, sería el corte o tajo hecho con una navaja. En barrios en las que este instrumento abundaba y en los que las peleas con él estaban a la orden del día, los chinos no faltaban. Por eso, sostienen los defensores de esta teoría, a estos barrios llenos de delincuentes, chulos y ladrones se les ha llamado “barrio chino”. Aunque nos parece una explicación un tanto cogida por los pelos, no hemos querido dejar pasar la ocasión de exponerla porque, después de todo, quién sabe…

Sea como sea, lo cierto es que los barrios chinos españoles se caracterizan o caracterizaban por algunos aspectos comunes. Las escasas medidas de higiene era una de ellas. La falta de iluminación, otra. En ellos existían tabernas, bares, cabarets y cafés de toda clase y condición. En esos locales podía encontrarse a lo más granado de la delincuencia de la ciudad. En los barrios chinos, además, abundaban las pensiones y hostales de dudosa reputación y un buen puñado de burdeles más o menos célebres, más o menos camuflados.

Entre los barrios chinos más célebres de España podemos destacar el barrio chino de Barcelona, el de Bilbao y el de Salamanca.

Barrio Chino de Barcelona. El barrio chino más famoso de toda España, el barrio chino barcelonés, está ubicado en lo que actualmente es el barrio del Raval. Fue durante el siglo XIX, siglo de la revolución industrial y del crecimiento de la clase obrera, cuando lo que había sido desde el siglo XIII un barrio de hospitales, cárceles y hospicios se convirtió en uno de los barrios industriales más poblados de Europa. Lleno de cabarets y teatros y agitado por una animada y bohemia vida nocturna, el barrio chino de Barcelona tiene un nutrido anecdotario histórico que ha dado para realizar libros como, por ejemplo, Historia del barrio chino de Barcelona, de Augusto Paquer.

Barrio chino de Bilbao. El barrio chino de la capital vizcaína se sitúa en la zona de La Palanca, allá por la calle de Cortes y sus alrededores. Desde el siglo XIX dicha zona ha estado vinculada directamente al ejercicio de la prostitución. El nombre de “la palanca”, afirman algunos autores, hace referencia tanto a un instrumento usado por los mineros (no hay que olvidar la importancia de la minería en Vizcaya) como a la palangana utilizada por las prostitutas para realizar sus abluciones. En el barrio chino de Bilbao se aglutinaron buena parte de los locales nocturnos de ocio de la ciudad.

Barrio chino de Salamanca. La prostitución siempre tuvo una gran importancia en Salamanca. Más de un estudiante de su prestigiosa universidad se desvirgó con toda probabilidad en alguno de los prostíbulos de la ciudad. Fue a inicios del siglo XX cuando una zona determinada de la ciudad recibió el nombre de barrio chino. Famoso en la provincia y sus alrededores, el barrio chino de Salamanca recibía en sus locales a jornaleros, trabajadores y visitantes de provincias limítrofes. Entre los visitantes de los prostíbulos más exclusivos de este barrio chino se llegó a decir que figuraba el rey Alfonso XIII.

El desarrollo urbanístico vivido por estas ciudades a partir de los años 90 sirvió para, en cierto modo, lavar la cara de los barrios chinos. En algunos casos, además, implicó el que el mundo de la prostitución y la delincuencia fuera expulsado a zonas limítrofes. Actualmente es difícil encontrar a nadie que se refiera a dichas zonas como barrios chinos.