Sexhop Online

“Baby”, la serie sobre el escándalo de prostitución de menores “baby squillo”

Transcurría el año 2014. El escándalo fue portada en los principales diarios italianos. Empresarios, deportistas y políticos de la capital italiana mantenían relaciones sexuales con Chiara y Ludovica, dos chicas de 14 y 15 años que se prostituían en el adinerado y burgués barrio romano de Parioli para, con el dinero obtenido del ejercicio de la prostitución, pagarse móviles, ropa de lujo, etc.

Chiara y Ludovica no eran chicas de baja extracción social. Eran chicas que llevaban una doble vida. Por la mañana parecían llevar una vida calcada a las que llevan habitualmente las chicas de su edad, pero por la noche todo cambiaba. Un hombre de unos 30 años y la madre de una de las chicas anunciaban a las chicas como escorts sin dejar lugar a dudas sobre su condición de menores de edad. Gracias a esos anuncios, el hombre y la mujer concertaban citas de las chicas con hombres de mediana edad que, como hemos indicado, eran habitualmente empresarios, deportistas y políticos. Entre éstos se hallaba Mauro Floriani, esposo desde hacía más de veinte años de Alessandra Mussolini, nieta del Duce y personaje muy popular en Italia.

La policía italiana detuvo a decenas de personas. El cabecilla fue condenado a 10 años de prisión por explotación y prostitución de menores. La madre de una de las chicas, a 6 años. A este escándalo se lo conoce en Italia como baby squillo (prostitución infantil) y ha servido de inspiración para que la cadena Netflix firme su tercera producción italiana. Ésta lleva como título Baby y, en principio, será una serie de ocho capítulos en la que se realizará una adaptación libre de la escandalosa historia.

Los capítulos de Baby no se han empezado a rodar, pero el escándalo ya acompaña a la nueva producción de Netflix. De momento, Netflix ha presentado el argumento de Baby en Estados Unidos. Al hacerlo, ha dicho que la serie, dirigida por Andrea de Sica y Anna Negri y protagonizada por Benedetta Porcaroli (Chiara) y Alice Pagani (Ludovica), “está basada en hechos reales y narra las vivencias de unos jóvenes romanos que desafían las convenciones sociales en busca de la independencia y una entidad propia a través de amores prohibidos, presiones familiares y secretos compartidos”. Esta presentación ha molestado al Centro de Explotación Sexual de Estados Unidos, que ha acusado a Netflix de “idealizar” la prostitución infantil y de alimentar el mito de que el ejercicio de la prostitución puede ser algo “glamouroso y emprendedor”.

La presidenta del citado Centro de Explotación Sexual de Estados Unidos, Lisa Thompson, ha sido especialmente crítica con la cadena de televisión y la ha acusado de hipócrita por despedir recientemente al actor Kevin Spacey por estar acusado de abusos sexuales para, al mismo tiempo, “producir un espectáculo que glorifica el tráfico sexual de menores y darle la vuelta como entretenimiento vanguardista”. Lisa Thompson, que envió una carta a los ejecutivos de la compañía, acusó a los mismos de doble moral y señaló que “si Netflix se preocupara más de terminar con la explotación sexual en este momento del #Me Too que de sacar provecho de ello, cancelarían la producción de la serie inmediatamente”.